Cavitación & radiofrecuencia, ideales para eliminar la grasa localizada y darle la pelea a la celulitis

Cavitación & radiofrecuencia, ideales

para eliminar la grasa localizada y darle la pelea a la celulitis

 

La cavitación es una técnica no quirúrgica para eliminar la grasa localizada mediante el uso de ultrasonidos de baja frecuencia, que se aplican sobre la zona donde se concentra la grasa para disolver las células adiposas desde su interior. Posteriormente la grasa se elimina con la orina o a través del sistema linfático. Esta técnica mejora la circulación, ayuda a eliminar toxinas y aumenta el tono y la elasticidad de los tejidos.

Antes de comenzar un tratamiento de cavitación se requiere una cita de valoración que la realiza directamente el Dr. Rodrigo Soto. Así mismo la cavitación debe ser realizada por especialistas en medicina estética, ya que no puede utilizarse en zonas próximas a órganos importantes.

Normalmente se necesitan de 12 a 18 sesiones (con un intervalo de tres días entre cada una de ellas) para obtener resultados apreciables. Después de cada sesión en Rodrigo Soto realizamos un masaje de drenaje linfático para facilitar la eliminación de las células grasas y evitar que se reabsorban de nuevo. Asimismo, con el fin de eliminar grasa y toxinas, antes y después de cada sesión, se debe beber 1,5 litros de agua. También es recomendable seguir una dieta baja en calorías desde días antes de iniciar el tratamiento de cavitación y utilizar faja una vez se ha comenzado el tratamiento.

Beneficios de combinar la radiofrecuencia y la cavitación

En Rodrigo Soto Cirugía Plástica y Medicina estética recomendamos combinar las sesiones cavitación con sesiones de radiofrecuencia (ya finalizando el tratamiento).

Como lo explicábamos, la cavitación es un tratamiento estético que ayuda a convertir las células de grasa en líquidas para eliminar este contenido de forma natural y así moldear el cuerpo al eliminar la grasa localizada.

Al combinarse con la radiofrecuencia, se ayuda a combatir los problemas de celulitis y flacidez de la piel. Ayuda a que la piel se retraiga nuevamente y “se pegue al cuerpo”. Su técnica se basa en ondas electromagnéticas que estimula la producción natural de colágeno, recupera la tensión en la piel, reduce arrugas, hidrata la piel y elimina el exceso de grasa.

Para mantener los resultados de esta combinación de procedimientos a largo plazo, se recomienda tomar abundante agua, tener una alimentación balanceada y tener una vida activa (hacer ejercicio). 

Esta combinación es ideal par alas personas que a pesar de hacer ejercicio y alimentarse bien, no logran desaparecer ciertos gorditos localizados, o para las mujeres que por tipo de piel no logran darle la batalla a la celulitis.

Mayor información:

www.rodrigosoto.com