El Botox para las migrañas / La prueba de Botox

El Botox para las migrañas / La prueba de Botox 

La toxina botulínica, o como comúnmente se le denomina, Botox, sigue demostrando ser una de las sustancias más nobles en la medicina. No solo en la medicina estética como un gran aliado contra las arrugas o contra la sudoración (hiperhidrosis) sino en la medicina neurálgica al ayudar en el tratamiento de migrañas crónicas.

Según la Sociedad Brasileña de Cefalea, alrededor del 7.76% de la población adulta en Colombia sufre de migrañas.  Esta es una enfermedad principalmente genética que se hereda por predisposición y se atenúa por desencadenantes como el estrés, la menstruación en las mujeres, malos hábitos de sueño, una mala alimentación y la exposición a la luz.  A lo largo de la vida se hace más intensa y duradera, por lo que se considera una enfermedad neurodegenerativa.

Lo más preocupante de esta dolencia es que quienes la sufren suelen automedicarse, lo cual empeora la situación por el uso excesivo de analgésicos. Esto, sumado a que solo un 20% de los pacientes que buscan cuidados médicos son diagnosticados y tratados, muestra un escenario deplorable en el tratamiento de esta dolencia.

El efecto positivo del Botox  en el tratamiento de la migraña se descubrió a mediados de la década de los 90, cuando una serie de personas reportaron una mejoría sustancial en dolores de cabeza en pacientes que por otra razón, habían recibido una aplicación de botox. El análisis de los resultados llevó a ver que esta dolencia disminuía significativamente (hasta un 50% menos de dolores) en pacientes que sufrían de migraña crónica (otros tipos de dolor de cabeza no responden al tratamiento).


Cómo funciona el Botox para combatir una migraña?

Cuando se aplica botox para eliminar o suavizar arrugas en la cara, esta sustancia lo que hace es evitar que las señales nerviosas se envíen a ciertos músculos faciales, evitando su movimiento y por lo tanto que se generen pliegues en la piel. El efecto, cuando el propósito es tratar la migraña, es mediante la inmovilización del músculo que afecta el nervio responsable, evitar la liberación de neurotransmisores que afectan el sistema nervioso central inflamando el tejido subcutáneo, lo cual al final es lo que desencadena un ataque de migraña.

Quiénes son candidatos?

Solo los pacientes con migraña crónica son candidatos al tratamiento con Botox; ellos son quienes sufren fuertes dolores de cabeza durante 15 días o más al mes, con una duración de más de 4 horas por día y por más de 3 meses. Sufren síntomas como nauseas y vómitos, incomodidad a la luz o a los sonidos y perciben un dolor unilateral pulsátil que se agrava por actividades como caminar.

Es importante que los pacientes tengan una discusión informada sobre sus dolores de cabeza (ubicación, frecuencia, tipo, etc.) para poder hacer un diagnóstico acertado y saber si es candidato al botox o no. Llevar un diario sobre sus dolores es una forma de asegurar un buen diagnóstico.

La aplicación de Botox puede ser un tratamiento muy eficaz para tratar la migraña, siempre y cuando sea administrado por un profesional experimentado y acreditado. Realizar su inyección en una zona errónea puede traer consecuencias. Una de sus grandes ventajas es que, a diferencia de los medicamentos comúnmente utilizados, este no afecta ningún órgano del cuerpo y es supremamente seguro.

Con su uso, se ha demostrado que los episodios de migraña crónica se reducen a la mitad en términos de número de días y horas; una de las razones por las cuales ya está aprobado el uso del botox por la FDA en Estados Unidos, la MHRA de Inglaterra y por el Invima en Colombia para quienes padecen este dolor.