Injertos Grasos

  • Por respeto a nuestros pacientes no publicamos fotos de antes y después de los procedimientos faciales, estas imágenes pueden verse con el Dr. Rodrigo Soto en la cita de valoración.

La pérdida de grasa en la cara es una de las mayores muestras del paso de tiempo en la piel. Esto causa que los tejidos en las mejillas, pómulos, surcos nasolabiales y labios se escurran y produzcan un aspecto envejecido. Lo que se busca con los Injertos Grasos es rellenar estas zonas con grasa extraída de otras áreas de la misma paciente y mejorar la apariencia general de la cara, logrando se vea más juvenil y saludable.


La colocación de Injertos Grasos se realiza bajo anestesia local o general. Se retira grasa de la región abdominal, muslos o flancos mediante liposucción hasta obtener la cantidad necesaria. A esta grasa extraída se le hace un proceso especial de limpieza y purificación.

Una vez lista, se inyecta en las zonas que se desean tratar con unas cánulas especiales y con incisiones mínimas de manera que las cicatrices queden imperceptibles y la recuperación sea muy llevadera para el paciente. Buscamos resultados naturales por lo tanto inyectamos la cantidad de grasa necesaria para lograr el objetivo acorde con la cara y anatomía de la paciente.
La cirugía para la colocación de injertos grasos tiene una duración de 45 minutos y se realiza de manera ambulatoria.
Por lo general se realiza junto con la Blefaroplastia para rejuvencer la mirada removiendo la grasa de párpados inferiores y la piel sobrante de párpados superiores, y según la necesidad del paciente de otro procedimiento como Estiramiento Facial, Rinoplastia; o algún procedimiento corporal como liposucción.
La colocación de Injertos Grasos tiene una incapacidad de tres a cinco días. Es probable que aparezcan morados en las zonas tratadas y estos desaparecen a los ocho días en promedio. En el postoperatorio el paciente debe poner hielo local indirecto de forma intermitente durante los primeros dos días, al tercer día realizar el mismo método pero utilizando paños húmedos o compresas calientes.

Luego del periodo normal de recuperación, gracias a los injertos grasos, nuestros pacientes se encuentran con un rostro rejuvenecido. Como se usa grasa del mismo cuerpo es casi imposible que haya algún tipo de rechazo.

¡Póngase en contacto con nosotros!

Contacto